lunes, 30 de julio de 2012

Se impone el cortejo en el Mundial de Salsa Open 2012

por: Heriberto Castro

Doblemente ganadores la pareja brazileña©HC

La mañana del sábado pasó inadvertida. La cobertura el día anterior del Congreso Mundial de la Salsa había hecho sus estragos y estaba bajo la encrucijada de los porques de la vida mientras me recuperaba ante la intensidad de los eventos. Mi pensamiento vagó entre el descanso, el proceder a la gran final de los actos competitivos y la idea de desertar para sencillamente tirarme en la playa ante un hermoso día. Las distintas versiones de mi persona se encontraban en pleno diálogo.

Ante semejante confrontamiento, no tuve alternativa que hacerme amigo de mí mismo y escoger el camino que se manifestaba natural... el camino de lo que me apasiona. Una vez preparado el equipo, me dirigí al Hotel Ritz-Carlton para entregarme una vez más al gozo del movimiento.

Ya en el aposento, observé el cambio de la organización en las sillas preguntándome el donde ubicarme para poder tomar las fotos y hacer mis anotaciones de los bailarines. Entre sillas marcadas como reservadas, me tomé el atrevimiento de sentarme en una que no estaba ocupada y que facilitaría la toma de fotos. En ese momento, reconocí a mi izquierda a Julie Mayoral con quién tuve la dicha de una corta conversación antes de uno de los eventos. Repentinamente, la persona a mi derecha se levanta quedando un espacio vacío...

Anunciado el evento ansiado por los presentes y de mayor interés (Final de Parejas), se sienta una femina de marcado volumen corpóreo en aquél espacio. Con dos cámaras en su cuello y un rostro que emitía un gran deseo de fotografiar a los concursantes, tuve cierta empatía con el personaje, e ignoré cualquier incomodidad para concentrarme en el evento.

A veces tenemos la mejor intención, pero las circunstancias pueden insistir para percibir que el bienestar me ha sido esquivo... La nalga izquierda del personaje había caído sobre mi muslo derecho y batallaba para hacer contrapeso y no caer sobre la ilustre Julie Mayoral. Mientras esto ocurría, tomaba fotos y notas de los participantes en un intenso acto de concentración para enfocarme a lo que me compete. La confabulación del universo adquirió una profunda dimensión cuando la protagonista comenzó a hablarme de la preciosidad de aquel o aquella participante sin dejar de desglosar como estaban vestidos y si era de su agrado o de su fastidio. Claro está... entre col y col, me mostraba sus logradas fotos.

El tumultoso monólogo era la antítesis del evento cuando por mi derecha escuchaba el superfluo contenido y en mi oído izquierdo... a Julie Mayoral analizar en voz baja los tiempos de los bailarines. La armonía y paz espiritual abandonaba mi aurea dejándome desnudo ante las posibles actitudes negativas que podrían surgir de mi sumisa actitud.

La comedia tuvo su apogeo cuando el chillido de su entonación me había desconcentrado perdiendo el microsegundo de una gran foto de baile. Esto en verdad no me preocupó hasta que me toca en el hombro para enseñarme la foto que me perdí pero en su cámara. Esto trajo grandes cuestionamientos... ¿Cómo era que ella podía hablar y tomar fotos a la vez? Tuve que reconocer su potencial y que la autodestrucción estaba en mi propia actitud. Así que me arrimé a su cuerpo aceptando el tacto de su nalgaje para cambiar mi percepción con relación al mundo que formaba parte de mí en aquel instante.


Largos minutos más tarde, lo entendí todo. Rafael Barros de Brasil había hecho el compromiso con su pareja Carine Morais que de ganar por segunda vez el Mundial del Salsa Open, le pediría matrimonio frente al público. Dicen que la familia no es de sangre únicamente; que puede ser un grupo numeroso de personas con alguna condición común o personas con quién te conectas”. Así pués, sonreía mientras tomaba mis fotos dandóme cuenta... pese a las diferencias, el sábado 28 de julio del 2012 en un salón del Ritz-Carlton en Puerto Rico, fuimos todos familia. Familia desde el mismo momento que competían motivados por el triunfo para cumplir su intención. Mi cercano encuentro con el controversial personaje estaba ya marcando el tempo narrativo de esta historia que comenzó a escribirse en el lugar. Nuestra presencia con el compromiso se convirtió en un motivo mayor para celebrar la vida y las inmensas posibilidades que nos brinda el movimiento.

Con esta historia en mente, tengo el atrevimiento de opinar sobre acontecido. Comienzo con el orden de la premiación en la Final de Parejas:

    1er lugar : Carine Morais & Rafael Barros (Brasil)
    2do lugar: Karen Forcano & Ricardo Vega (Argentina)
    3er lugar: Paulina Posadas & David Zepeda (México)

  1. Lincelott Maldonado & Kelvin Hernández (Puerto Rico)
  2. Ondara López &bBruno Rodríguez (Puerto Rico)
  3. Julieta Ibañez & Marcelo Alcaraz (Argentina)
  4. Rachel Rodríguez & Ángel Martínez (USA)
  5. Fiorella Franceschini & Davide Cavalieri (Italia)

Cada cual tiene sus virtudes y somos únicos e irrepetibles... pero a la hora de competir, en la excelencia... en esos primeros lugares ¿Qué hace que unos ganen? ¿Qué hace que destaquen unos pese a la excelente ejecutoria de todos? Para mi, este año en el World Salsa Open 2012 fue la actitud. Explico...

Hasta la semifinal, los participantes de Parejas bailaban sus propias coreografías. Este elemento de familiaridad fue una ventaja para todos al poder conocer el tiempo exacto de cuando hacer el ensañado movimiento conociendo elementos musicales que facilitan la predisposición. En la final las reglas cambian. Con música en vivo de la orquesta Los Realengos y acuartelados para no escuchar la canción (Avísale a mi contrario) a bailar, el elemento humano intercede. Observé, el momento más díficil cerca del final de la canción donde muchas de las parejas fallaron por microsegundos en caer en tiempo para la posición final ante el reto de las frases musicales repetitivas.

Ondara López & Bruno Rodríguez / foto: ©H.Castro
Pese al destaque de los mexicanos Paulina Posadas y David Zepeda en la segunda ronda, en la final proyectaron un baile menos arriesgado y de menor energía. Tal vez esta sea la razón de haber escuchado a un público reaccionando con abucheos cuando la energética pareja de Ondara López y Bruno Rodríguez (PR) fue anunciada en 5ta posición pues muchos ya los posicionaban terceros. Aún así hay que destacar lo limpio de los movimientos de Posadas y Zepeda.

Ahora bien, cuando vimos bailar en la 2da ronda a Karen Forcano y Ricardo Vega (Argentina), supimos de el alto nível competitivo de la pareja ante una coreografía limpia y vibrante especialmente ante el movimiento giratorio en cuclillas donde al ritmo de las vueltas se va incorporando para luego caer en “split”. ¿Quién podría vencer tan exacta presentación?

Pero vino la semifinal donde compiten los ganadores del pasado año... entre ellos la segunda posición del 2011, Carine Morais y Rafael Barros (Brasil). Durante la semifinal, el dúo tuvo una presentación intensa con movimientos tan precisos que luego de un aparatoso aplauso y pese a las dificultades con el sonido, los rumores comenzaron a poner en duda la posibilidad de un primer lugar para la participación boricua.



En la final… no tan solo Morais y Barros tuvieron unos movimientos extremadamente limpios, proyectaron disfrutar del baile de manera natural, en hechos una competencia, para ellos el baile de su vida, la vibra fluyó con la música. Una vez acabada la competencia, supimos del compromiso al matrimonio que la pareja tenía acordada si ganaban el primer lugar. Fue incuestionable el deseo de ellos estar unidos para siempre. No tan solo fluyeron al unísono sino que también tenía guardado un arma secreta. A todos nos tomó por sorpresa el movimiento giratorio (33 vueltas contadas) en una sola pierna (video) donde no tan solo encausó la ovación sino que finalizando la misma parecía que la música terminaría y ellos iban a caer en posición... ¡cuando la música continuó! (foto final de secuencia). De manera inmediata y ágil, Barros hizo un movimiento de hombros y cabeza mientras marcó con el pie izquierdo cayendo rápidamente en tiempo llevando a Morais a continuar bailando. El evento arrancó gritos de euforia en la audiencia ante la audacia de la pareja y la maestría de Barros. Ya en la posición final se dejó llevar para terminar con sólidez.
Actitud competitiva de Forcano & Vega

Ante la espectácular improvisación de Barros, Forcano y Vega tenían un reto de proporciones colosales. Pese a lo exacto de sus movimientos, la fluídez de la pareja no tenía comparación proyectando su baile hacia una competencia. Es aquí donde la actitud de Brazil se despegó de Argentina dejando un evidente abismo entre ambas ejecutorias.

Ahora entiendo porque la competencia de pareja es tan esperada. Como seres comunes deseamos aprender y llevar el movimiento con el nuestro. Sin saber de la relación sentimental de los brasileños, presencie un ritual seductor propio de todo enamorado que invita a su pareja al baile para zandunguearse. El hombre dice con su cuerpo dejate llevar que yo puedo guiarte y aceptando, la mujer sacude sus caderas y jamaquea sus hombros para seducirlo. Carine y Rafa, sin saber, me llevaron al   sentimiento del porque bailamos en pareja. Esa fue la diferencia….




Muñoz y López se retiran de la categoría Junior




Ganadores categoría Parejas Junior:
  1. Jessica Muñoz & Emanuel López -3er año consecutivo
  2. Reniel Hernández & Alanis Ortíz
  3. Orlando Rivera & Idalines Medina


*(Parametros: todos la misma canción escuchada por vez primera; competidores incomunicados hasta llegar a escenario) Todos los ganadores son de Puerto Rico.


"Sabor Latino" que dirige Julie Mayoral saborea la victoria por cuarta ocasión

Julie Mayoral ante el éxito

Ganadores categoría Grupos (compañías profesionales):
  1. Sabor Latino -4ta ocasión (Ponce, PR)
  2. Casino Stars -campeones 2011 (Venezuela)
  3. ENB (Ecuador)








Ganadores categoría Grupos Shines:
  1. Rompecabezas Dance Co. (Puerto Rico)
  2. Social Style (Venezuela)
  3. Coabey Dancers (Puerto Rico)