sábado, 19 de abril de 2014

Entrevista a Lori Belilove. Una conversación candida sobre la educación, la vanidad y el ego


Por: Heriberto Castro


Lunes, 29 de abril de 2013... Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré. Estudiantes y una charla. Al igual que este año y todos los años por venir, el 29 de abril es el Día Internacional de la Danza según establecido por la UNESCO en el 1982. Ese día en particular, tuve la dicha de ser testigo de la charla que Lori Belilove ofrecía a un puñado de estudiantes en la actividad anual organizada por APRODANZA. Su ternura y estrategia para mantener embelesados aquel conglomerado de alumnos despertó rápidamente mi curiosidad seguido por una feroz atención a los elementos filosóficos que en ocasiones tocara con la clara intención de sembrar la disposición al crecimiento místico.

Durante su ponencia, Belilove develó sus tendencias a ser un tanto “tomboy” en sus
primeros años y como a los doce cambio su punto de vista de lo que era el baile a través de conocer en Atenas a Vassos Kanellos, discípulo de Isadora Duncan. El cambio en su visión del baile despertó toda una secuencia filosófica en su ser. Y es que Lori Belilove es parte de la 3ra generación que sigue las enseñanzas de Isadora Duncan y promueve su arte a través del apostolado de sus técnicas y filosofía.

Confieso no haber tenido la intención en su origen de tener ningún tipo de intercambio con la apóstol. Sin embargo, luego de escucharla, comparecí a su presencia rogándole un pedazo de tiempo para indagar las capas de un ser que de forma ineludible invitaba a la auto-reflexión.

Sorpresivamente, el acceso a su persona no tan solo fue inmediata, si no que el encuentro tuvo matices de familiaridad de forma tal que abrieron campo a una conversación honesta de ambas partes. Desgraciadamente, en aquella ocasión, complicaciones cotidianas impidieron la pronta publicación de aquella entrevista. Sin embargo, me llena de gozo el saber que Lori Belilove regresa este año para celebrar nuevamente con nosotros el Día Internacional de la Danza. Por tal motivo, aprovecho para transcribir la entrevista que le hiciese un año atrás y que sigue tan vigente al día de hoy como en áquel entonces.

(Traducida del inglés)

En La Punta del Pie (HC): En general, ¿Qué estilo de baile disfruta fuera de lo clásico?
Lori Belilove: Me encanta cuando un artista (performer) viene de frente en su estado presente y comparte su vida con nosotros a través de una emoción o estado anímico. Cada baile que me fascina, tiene que tener ese elemento presente... la honestidad tiene que estar ahí destacando más que la técnica, la entrega. Eso es estar presente en el baile.

HC: ¿Qué le hizo cambiar su punto de vista de lo que era el baile?
Belilove: A diferencia de otras bailarinas, a mi no me interesaba ser una niña bonita. Quería ser como los demás niños... brincar, saltar, hacer cosas y vivir. Así que cuando leí sobre Isadora Duncan, hubo un cambio en mí. Ahora quería bailar porque tenía significado para mí. Hay cierta vanidad alrrededor de los bailarines; que si soy preciosa, que si quiero ser adorada por los hombres, que si quiero ser amado por el mundo. Isadora me dió la noción de como artista... amar el mundo y el mundo ama la vida por lo que hay reciprocidad en el proceso... el amor regresa a ti sin realmente estar buscándolo. Muchas niñas entran al baile en busca del amor, yo entré al baile para amar.
Yo tengo que utilizar maquillaje, ser femenina y ser mujer. Todo esto es maravilloso para mi como mujer, pero yo tambien quiero ser parte del mundo; quiero ser ciudadana del mundo ¡de la misma forma que un hombre!
Hoy día hay naciones que matan a sus niñas al nacer (India, China). Esto es indicativo de algo que no está en su función correcta. Yo abogo por que un niño varón es de igual importancia que una niña. Para mi, es importante el enseñar a niñas jóvenes que quieren bailar que lo hagan por las razones correctas. Amar el mundo es más importante que amarse a ellas mismas y que querer ser amadas... esto los puede llevar rápidamente a ninguna parte.
¡Qué importa si uno ne es la portada de una revista! Es la noción de que el baile es comunidad, familia y amor. Es vida, música y destreza sin el cálculo o el plan de ser éxitoso. El éxito llega cuando trabajas con pasión.

HC: ¿Cómo ve el mundo hoy tal y cómo es en el presente? Es que para mí a veces se siente que el amor está perdiendo la batalla.
Belilove: ¡El dinero está ganando! Pero pienso que van a haber cambios. Va a cambiar
porque el amor siempre gana en el sentido amplio (in the big picture).
Estoy preocupada en términos de la educación y los niños con la nueva tecnología y las computadoras pero pienso que va a cambiar y nos moveremos fuera de todo eso en algún momento. Las cosas pasan y luego vienen los cambios. Yo siento que siempre regresamos al círculo de la humanidad y el amor. Siempre salimos y regresamos. Yo pienso que siempre regresamos a ser más humanos.
También pienso que no voy a arreglar al mundo entero. No me pongo toda esa carga. Pero hago lo que puedo para llegar a la gente. Tenemos una responsabilidad. Pienso que los educadores y los políticos tienen que poner un pensamiento más serio en que estamos haciendo en términos de la educación... el concepto errado que tenemos de lo que es el dinero y el éxito.

HC: Para mí, los movimientos de Isadora Duncan tratan sobre el amor... pregunto, cuándo está bailando, ¿siente realmente el fluir del amor?
Belilove: ¡Sí!! Pero algunos bailarines son diferentes. Algunos son todo tensión, fuerzas oscuras y puro estrés. Hay muchos bailarines dramáticos que trabajan desde la furia con movimientos hacia el suelo, tensiones y estirones. Están los bailarines heroícos que trabajan con romper barreras y luego saltan al orgullo de la hazaña. También están los bailarines de la tristeza, los llamados bailarines del lamento.
El trabajo inicial de Isadora fue lírico y optimista. A mediado de su carrera fue más heroica. Luego al final de su carrera se tornó hacia el lamento ante la perdida de dos de sus hijas.
En mi caso, simplemente entiendo a Isadora. Algunas personas dicen que yo canalizo su obra. Pero yo creo que simplemente identifico su interioridad.

HC: ¿Cómo cree que ocurrió este sentido de identidad?
Belilove: ¡Mi familia era fabulosa! Mi madre me dejó ser “tomboy”. Me dejó ser un espíritu libre; ella fue muy especial permitiéndome ser creativa. Me dió la libertad para cultivar mi propio ser. Era mi psicóloga y terapista proveyendo oportunidades maravillosas en la educación. Proveyó escuelas y maestros que eran únicos

HC: ¿Era realmente psicóloga?
Belilove: Estudió psicología y era terapista. Mi padre era un hombre de negocios pero también era cantante de opera y amaba la música. Yo crecí con unos padres de libre pensamiento. Fuimos una familia con libertad de pensamiento. Tuve siempre la libertad de ser emotiva y creativa.

HC: ¿Tuvo alguna vez algún período en su vida que no le gustase su cuerpo?
Belilove: ¡Seguro que sí! Dieciseis a diecisiete años. Me preguntaba que rayos la naturaleza estaba haciendo conmigo. ¡Qué eran estos extraños cambios! Las mujeres pasamos por estos cambios y parecemos estar fuera de proporción. Pero sabía que si continuaba por el camino del amor... el amor a la vida, atravesaría el umbral de alguna forma.

HC: ¿Este pensamiento vino a sus diecisiete años mientras estudiaba ballet?
Belilove: Si. Especialmente mientras estudiaba a Isadora Duncan. En ese momento leía mucho filosofía y literatura. Me gustaba aprender de los diferentes aspectos de la vida y mi mente estaba centrada en ser una bailarina del estilo de Isadora Duncan. Buscaba cualquier entrenamiento o educación que me llevara a definirme mejor como bailarina de Isadora Duncan. Cuando miro mi vida hacia atrás, siento que he tenido la suerte de haber encontrado mi pasión tan temprano en mi vida.

HC: La paternidad es uno de los grandes temas en la sociedad de hoy...
Belilove: Si. Hoy día encontramos niños criando niños y ni siquiera estamos hablando de países subdesarrollados. En algunas áreas estamos en total oscuridad.

HC: Se me ocurre preguntarle, ¿Por qué piensa que hay tanto ego en ballet?
Belilove: Bueno... el ballet es... Ok, ¿ves lo que estoy haciendo? Estoy poniéndome parcialmente rígida con la pregunta. Me entrené en ballet. Tengo total respeto por el ballet.

HC: No es solamente el ballet, es el baile en general. ¡Hay que afanarse tanto por la proyección!
Belilove: ¡Sí! Es que somos el instrumento... el canvas, la pintura. Somos el todo y es difícil. Es una vida ardua. Algunos días nos levantamos y realmente no queremos... pero tenemos que hacerlo. De alguna manera tienes que encontrar la manera de amar tu cuerpo. Tienes que decirle en la mañana : “Hola, vamos a hacer hoy lo mejor que podamos”.

HC: A veces me parece que el bailarín se aferra al ego para proyectarse porque es lo fácil. Mientras que el ego no tiene protagonismo en el amor, para el espíritu el amor es sinónimo de poder y fuerza.
Belilove: Yo diría que necesitamos un ego saludable. Si crece demasiado, no hay arte. El arte es humilde. Su naturaleza es de continuo aprendizaje... siempre creciendo; siempre tratando de hacerlo mejor. Puedes tener una gran actuación (performance), pero el siguiente día tienes que entrenar. Esta es la verdad del verdadero artista... siempre creciendo, siempre entrenando.
Nos conocemos unos a otros cuando nos conocemos como artistas. Solo el artista o bailarín mediocre se aferra al ego. Estos tienen vida corta porque no crecen. No puedes sostener una posición napoleónica para siempre porque tu cuerpo no lo permite. Tu cuerpo no se mantiene igual indefinidamente. Tienes que aceptar los cambios del cuerpo y es de sabios entender el ciclo de la vida.
En la juventud, nuestros movimientos son más drásticos, impulsivos. Con la edad viene la delicadeza, el movimiento fino. Me encanta ver actuar al bailarín maduro. Es más real; no hay falsedad. No hay copias ni imitaciones. Las capas se remueven y solo queda la persona real, su vida, sus experiencias... la sabiduría aparece.

En un intercambio de ideas sobre actitudes napoleónicas e historias de batallas ganadas y perdidas, terminó nuestra conversación con el aroma de haber conocido a una gigante en el mundo de la simpleza.

En el proceso del cierre de la entrevista, Belilove hizo hincapié en su deseo de regresar a la isla para enseñar a educadores la filosofía y el pensamiento de Isadora Duncan. Ella vive convencida que esta filosofía es un gran instrumento para el crecimiento de bailarines en sus comienzos y entiende que es un estilo de vida necesario para la vida de niños y jóvenes. Reafirmó que la fluídez del movimiento de Isadora es útil para cualquier tipo de movimiento (moderno, folklórico, etc) siendo más un concepto de vida transformado a movimiento. Afortunadamente para nosotros, su deseo será cumplido este mes de abril.



ACTIVANDO VALORES CON LA DANZA TERAPIA
(Actividad del Día Internacional de la Danza dirigido a profesionales de la salud, educación y padres de familia) Martes 29 de abril 2014 de 10AM a 6PM en la Sala 5 de el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré

Itinerario:

10:00am a 12:00m Foro con especialistas de la Danza Terapia
                            Charla Prof. Amarillis Vázquez y Aleisa Gines
                            Demostración activa
                            Testimonios
                            Coro en movimiento

12:00m a 1:30pm Almuerzo

1:30pm a 3:00pm Taller con Lori Belilove de Isadora Duncan Dance Foundation

4:30pm a 5:00pm Presentación escénica basado en una investigación de expresión social:
                           La mesa y su dinámica de unión familiar
                           La lactancia masculina y sus factores afectivos
                           Isadora Duncan Dance Company performance

Para información: (787) 552-7622 / www.aprodanza.org